El Calavera

Cuando Beggar sedujo a la Muerte

31 de octubre de 2017

Beggar, fino calavera,
prostituto por vocación,
gustaba diablas por fruición,
pero, encontró a Femilena.

Enamorado hasta lo hondo,
sintió estremecer sus huesos
cuando a la Parca dio besos
por andar él de cachondo.

—Así te quería yo agarrar!—
gritó Rosalía, su novia,
con reacción por demás obvia.
—¡Corre, que esta te va a matar!—

exclamó, ay, la huesuda
bien sonriente por su maldad.
—Este es mío, pura verdad—
dijo la Muerte desnuda.

Murió Beggar, calavera,
y el poeta epitafio escribió:
“A saber a cuántas amó,
pero esta le dio tijera”.

+ Beggar Mayo Slaegon +

Comentarios

Entradas más populares de este blog

De las casas a la Casa Steppenwolf

CAPÍTULO UNO

Sueños que van y vienen