CAPÍTULO UNO


Quizá tenía que ocurrir el final para que viera la luz el comienzo.

Todas las historias tienen un final y todos los finales son inacabados de un modo u otro, ocasionando así que todo final dé pie a un nuevo comienzo en el entretejido de la trama misma del tiempo.

Quizá tenía que acabar lo nuestro, despertar del sueño, para que yo tuviera algo que decir ahora, aquí y así.

Nuestra historia comienza el día que nos dijimos adiós, un veinte de septiembre, a casi un mes de haber cumplido un año de virtual matrimonio.

Lejos estoy de pretender escribir las memorias de un avatar adolorido y, este que ahora intitulo "capítulo uno", lejos está de ser nada más que el simple arranque de un estado de ánimo en la complejidad de la trama de mi existencia virtual en el maravilloso metamundo de Second Life, mi segunda patria. Este capitulo inicial marca el comienzo y la meta de un nuevo derrotero trazado bajo el cielo de mayo.

Una casa no es un hogar...


Comentarios

Entradas más populares de este blog

De las casas a la Casa Steppenwolf

Sueños que van y vienen